Sonia Wilt del Villar | Prácticas Esenciales de la Plena Consciencia, Atención Plena o Mindfulness (I)
980
single,single-post,postid-980,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive

Blog

Mindfulness paisaje

Prácticas Esenciales de la Plena Consciencia, Atención Plena o Mindfulness (I)

PRÁCTICAS ESENCIALES DE LA PLENA CONSCIENCIA, ATENCIÓN PLENA O MINDFULNESS

 

(Extracto de Felicidad. Prácticas esenciales de Mindfulness de Thich Nhat Hanh)

 

La plena consciencia es la energía que te ayuda a estar despierto y ser consciente del momento presente. La puedes practicar en tu habitación, cuando caminas, etc., pues se trata de hacer lo mismo de siempre, como sentarte, trabajar, comer, hablar,…, pero consciente de lo que estás haciendo.

 

¡Cuántas veces nos hemos perdido una hermosa puesta de sol compartida con amigos, con nuestra pareja, y nos hemos dejado atrapar por los proyectos, por preocupaciones, perdidos en el pasado o en el futuro y no disfrutando, con los demás, del presente!

 

Habitualmente estamos tan ocupados que nos olvidamos de quiénes somos, de lo que estamos haciendo, no miramos a las personas que amamos y las echamos de menos cuando ya se han ido. Al estar desconectados con lo que sucede en nuestro interior, recurrimos a encender la televisión, el ordenador, el móvil,… como si fuese posible escapar de uno mismo.

 

La conciencia de la respiración es la esencia de la plena consciencia, fuente de la felicidad y de la alegría (Buda)

 

Cuando prestas atención a la inspiración y a la espiración, vuelves a vivir en el momento presente, en el aquí y ahora que te conecta con la vida. Y esto es precisamente lo que te pierdes cuando te quedas atrapado en el pasado o en el futuro.

 

Cuando dominamos la respiración atenta y el paseo atento, empezaremos a sentirnos cómodos ejercitándonos en la comida atenta, la bebida atenta, la cocina atenta, la conducción atenta, etc., que te permitirán estar, en todo momento, aquí y ahora.

 

Cuando tu cuerpo está tenso o dolorido o cuando tus sentimientos son dolorosos, tu respiración se ve afectada.

 

No consiste en forzar la respiración. No lo hagas nunca. Deja que siga siendo corta si lo es y no pretendas, si te resulta molesta, modificarla. No interfieras, ni fuerces ni trates de cambiarla. Sé simplemente consciente de ella y verás cómo, al cabo de un tiempo, su cualidad mejora de forma natural. Tu inspiración se profundizará, tu espiración se enlentecerá y tu respiración se tornará entonces más tranquila y armoniosa. Cuando eres consciente de toda la inspiración y de toda la espiración, desde el comienzo hasta el final, respirar así es un gozo. Ya no piensas en nada, ya no piensas en el pasado, en el futuro, en tus proyectos ni en tus sufrimientos. Respirar así es un placer, “pura vida”.

 

Una vez que has ofrecido a tu cuerpo esa paz y armonía y le has ayudado a liberarse de la tensión, puedes dedicarte a identificar tus sentimientos y tus emociones:

 

Inspiro y soy consciente de los sentimientos dolorosos que hay en mí

Espiro y sonrío a los sentimientos dolorosos que hay en mí

 

El presente es el único momento verdadero. Nuestra tarea más importante consiste en estar aquí y ahora y disfrutar del momento presente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR